Palabra de mujer


El fenómeno Chavoruco


Si nos preguntan ¿Qué es un chavoruco? La primera respuesta será que es aquella persona que se niega a envejecer, el eterno adolescente, que aún quiere salir de fiesta y socializar con personas muchos más jóvenes que él o ella. Pero yo creo que el fenómeno chavoruco va más allá y que es la punta del iceberg de cómo la era digital, la cultura millenial y la mercadotecnia han cambiado nuestra forma de relacionarnos, nuestros comportamientos y nuestra forma de ver el mundo.


Vayamos atrás en el tiempo a los años 70 por ejemplo, la gente se casaba en promedio en sus veintitantos, pero mientras llegaba ese momento disfrutaban su adolescencia o juventud temprana, pasando el tiempo con personas de su misma edad. Y los roles en las familias, al menos en la mayoría parecían bien definidos, las mujeres al hogar, los hombres al trabajo (y algunas veces a la cantina) y los hijos a la escuela. Los centros nocturnos, que cuenta la leyenda se llamaban en aquel tiempo discotecas eran para los chavos, (quise decir jóvenes, perdonen mi léxico chavoruco) y era tan raro ver personas mayores de 30 en estos lugares, que cuando se encontraba uno destacaba entre la multitud cual si fuera fosforescente. Ser padre o madre de familia e ir a un centro social de adolescentes no era común ni socialmente bien visto, si había padres o madres en la discoteca, usualmente era para sacar a sus vástagos de la misma.


Pero con las llegada de las generaciones “X”, a finales de los años ochenta y las subsecuentes “Y” y millenials; los límites entre una generación y otra se empezaron a desdibujar y muchas convenciones sociales empezaron a ser más flexibles. Por ejemplo las mujeres empezaron a trabajar, los hombres a participar de la crianza de los hijos y los conceptos sobre sexualidad, matrimonio y divorcio también cambiaron. Tan solo en México, después del año 2000 el 60% de la población se empezó a casar más joven, y sus matrimonios duraban un promedio de entre 10 y 14 años. Esto quiere decir que la gente se casaba entre los 15 y los 20 y una importante proporción de este grupo ya estaba por divorciarse antes de cumplir los 30, listos para recuperar el tiempo perdido en su matrimonio. Luego está este otro segmento de jóvenes adultos que deseaban estudiar más, viajar o mantener otros intereses y que por lo tanto postergaban el matrimonio y los hijos. Así que para finales de la primera década del año 2000, ya contábamos con la mayor tasa de población en la historia de solteros mayores de 30 años.


La industria del entretenimiento en general, notó este potencial sector de mercado, de gente con mayor estabilidad económica, que también quería divertirse y por lo tanto estaba dispuesta a gastar más en alcohol y música en vivo. Y ¡pum! no solo empezamos a ver antros o bares llenos de adolescentes mezclados con gente de treinta, cuarenta y hasta cincuenta años, sino que les empezaron a crear sus propios centros nocturnos, que explotaban la nostalgia por la música de los ochentas, noventas y más. Esto también aplica para la industria de la moda, los cosméticos y muchas otras, el cielo es el límite cuando hablamos de la comercialización.


A esto súmenle la creciente obsesión por la juventud y la belleza, que con el avance de la tecnología y la medicina parece estar cada vez más al alcance del mejor postor. Cada vez hay más gente dispuesta a invertir más dinero para lucir más joven durante más tiempo. Y fue así que ser chavoruco se convirtió más que un cliché, en un estilo de vida.


Este estilo de vida amplio sus fronteras con el Internet, las redes sociales y los streaming de música y video, ya que la brecha generacional en cuanto a contenidos culturales se fue cerrando. Es decir con aplicaciones con interfaces más amigables, desde los niños hasta los ancianos pueden usar por ejemplo YouTube o Netflix. Todo adulto que tenga acceso a Spotify puede escuchar las novedades musicales, y hasta tu mamá y tus tías están en Facebook. Los códigos de la nueva generación su jerga, su música y su estilo de vestir están más que nunca a la vista para quien tenga una cuenta de Instragram, tenga la edad que tenga.


Pero lo más importante es, en la era digital con todo este océano información al que tenemos acceso, ya no existen los límites rígidos entre normal y lo extravagante para la madurez o para muchos otros roles dentro de la sociedad. Tal vez es por eso que ahora ver a Madonna llegar a una fiesta en negligé, o ver en las noticias que Hugh Hefner se casó con una chica 60 años menor que él, o saber que Cher se ha hecho más de 70 cirugías para no envejecer; no nos espanta.


Entonces ¿El fenómeno chavoruco es bueno o malo? No es ni uno ni lo otro, solo es un producto de esta época de smartphones y computadoras; en un mundo en que el marketing ya no es masivo sino viral, y tuvo su caldo de cultivo en una sociedad en la que ya ningún papel es definitivo, y en la que podemos ser lo que queramos incluso, un eterno adolescente.


See you later alligator (Frase chavoruca que significa, hasta luego).

Aviso Oportuno

Cuartos en Renta, Villa de Álvarez

Cuartos en Renta, Villa de Álvarez

Casa en venta, Villa de Álvarez

Casa en venta, Villa de Álvarez

Residencia en venta, Villa de Álvare

Residencia en venta, Villa de Álvare

Chevrolet Prisma 2016

Chevrolet Prisma 2016

Sentra 2005, Manzanillo

Sentra 2005, Manzanillo

Toyota Cambri 2016

Toyota Cambri 2016

Cambio por Tsuru, Colima

Cambio por Tsuru, Colima

1/8