Al Robort: Aprendiendo del pasado

Por Edgar Tercero.

Aprendiendo del pasado


He platicado como la palabra predecir no me agrada tanto, cuando se trata de adivinar el futuro utilizando datos. En el medio algunos tienden a ofrecer soluciones futuristas, con los últimos avances tecnológicos, donde hacen creer a las personas que están usando inteligencia artificial para encontrar los mejores lugares donde vender su producto, en otras ocasiones ofrecer una comprensión de sus clientes y lo que quieren.


Pero la falta de conocimiento en lo que se puede o no hacer con los datos, nos pone en una situación ficticia, donde se compra la idea de lograr todo lo que uno quiere con una máquina, cuando la realidad es muy diferente.


Este abismo entre conocimiento y uso ha provocado tomar decisiones basadas en la emoción, sin que las personas se detengan a observar los resultados en otros lugares antes de aventurarse con una u otra herramienta. Recordemos ya la famosa curva del Ciclo de la exageración (Hype Cycle) Donde observamos que existen varias etapas para la adopción de una tecnología, que en ocasiones hacen que no llegue a popularizarse o se descarte por su poco funcionamiento, y otras tantas se transforma en algo revolucionario, pero nace como una idea poco viable.


Y es el punto de la desilusión, donde todo esto puede cambiar, derivado de las falsas expectativas que se hacen las personas, por no ser asesoradas adecuadamente, y esta necesidad insaciable de llegar a las cuotas de venta. Gente de marketing que depende de sistemas y a veces no acaban de entender como beneficiarse de alguna herramienta, tienden a exagerar los beneficios, inventando funcionalidades inexistentes. Tomo a los equipos de mercadotecnia porque ellos influyen mucho en nuestros días, han sido los grandes responsables de que las personas compremos una idea, en lugar de resultados tangibles que nos aseguran puede hacer un producto.


Esta en nosotros y desde que se invento la moneda como medio de transacción, se han creado magníficas estafas para hacerse con este elemento tan popular en nuestra vida actual, que se busca engañar a unos cuantos con poca o nula experiencia en alguna materia.


Esto se ha notado tanto en los esquemas piramidales donde ofrecen grandes porcentajes como retorno de inversión, hacerse millonario en poco tiempo, y por poco tiempo me refiero a meses o un par de años. Y cada generación tiene su propia forma de esquema piramidal, por lo que en plena era digital se observa como las empresas de criptomonedas han crecido en los últimos años, ofreciendo la moneda que superará al bitcoin.


Ofrecen oportunidades de inversión y compra de productos; dentro de la misma compañía; por lo tanto, esas monedas no pueden intercambiarse por otras o productos fuera de la misma empresa. Para aquellos que quieran entrar al mundo de las criptomonedas les recomienda empezar visitando el sitio de Bitso, tomar sus tutoriales, y seguir investigando por fuera. Siempre busquen personas que realmente estén invirtiendo en esas monedas, no gente que solo tenga la teoría, además de verificar la criptomoneda que les estén ofreciendo, y recordar siempre que no se invierta todo el dinero en una sola canasta.


Pero el secreto de las criptomonedas no se encuentra en su valor, es la tecnología que esta detrás para que este producto funciones. Se trata del famoso, pero menos conocido “Blockchain”. Pero porque todo mundo se enfoca en la moneda y no en la tecnología, porque una puede resultar más sencillo de explicar que otra, además que resulta más sencillo engañar usando solo a la moneda y no el concepto que le dio origen.


Vivimos en una época donde los datos son abundantes y diversos, nuestro propio cuerpo puede ser utilizado como un dato de verificación efectivo. Un dato por si solo, o digamos que, si tenemos información de una sola persona, no nos sirve de mucho, tal vez yo diría que de nada. Pero cuando observamos a las personas como sociedad, encontraremos patrones de comportamiento, situaciones que les hacen llevar a cabo ciertas acciones, y esto también es marcado por un elemento único de los humanos, el tiempo. Por lo tanto, resulta sencillo que analizando el pasado podamos inferir el futuro, pero utilizando los elementos y canales adecuados como la publicidad, podemos hacer que el futuro ocurra como nosotros queremos o como quiera una sociedad en particular.



Uno de los más grandes fraudes ha ocurrido en nuestra era reciente, usando técnicas de principios del siglo pasado, cuando se dio la adopción y aceptación por todos del trabajo como lo conocemos ahora. Pasamos de trabajar nuestros campos para hacerlo por alguien, los terratenientes dueños de todo, recibiendo a cambio un salario. Ganar dinero tiene sus reglas, que algunos se saltan, pero que trae graves consecuencias a la larga como ocurrió en 2008 con los bienes inmuebles, donde todos seguimos pensando que tener una casa es nuestro activo más importante. Cuando en realidad el activo más valioso se encuentra en nosotros mismos, es nuestra mente. Otro gran fraude piramidal es nuestro sistema de pensiones, que depende de que la gente siga trabajando bajo el esquema de seguro social, para mantener a los que se jubilarán, pero que pasa si la mayoría de las personas optan por otro medio de generar ingreso o simplemente los patrones ya no pueden contratar bajo nómina ¿Quién mantendrá a los que se jubilen?


Hoy en día se pueden comprar aire, bienes intangibles que pronto serán una forma común si el metaverso llega a consolidarse como una práctica internacional. A menos que nos eduquemos adecuadamente, o por lo menos unos cuantos que se beneficiarán de esta tecnología.


Debemos aprender a leer el futuro, aprendiendo de nuestro pasado, pero también aprender a medir el riesgo: “Nadie construye un puente esperando que este se caiga, sin embargo, esto último puede suceder”. Vamos tan de prisa, que en ocasiones salen en los mercados productos o servicios con serias deficiencias, que pensamos podremos arreglar con el paso del tiempo, la realidad es que solo volteamos a ver estos problemas cuando el puente ya se cayó.


Los tiempos están cambiando, hoy en día las naciones se encuentran limitadas por la cobertura de lo que es su territorio, pero existen grandes organismos que no sufren de esta limitación, pueden vender sus productos donde quieran en el mundo, extienden sus brazos con gran poderío, me refiero a las grandes empresas, esas que se encuentran distribuidas por todo el globo y principalmente dentro de cada casa, en la palma de las manos. Tienen un gran poder, tienen el conocimiento, tienen nuestros datos y por supuesto vigilan cada paso que damos. Por comodidad y a veces por ignorancia las aceptamos como únicas, hasta sentimos que hacen mejor nuestras vidas, pero han crecido hasta tocar el espacio, los mares y el mismo aire.


¿Por lo tanto seguiremos siendo usuarios o tomaremos el control de lo que nos rodea?



“El riesgo es invisible, pero se puede palpar con el pensamiento”

Aviso Oportuno

Cuartos en Renta, Villa de Álvarez

Cuartos en Renta, Villa de Álvarez

Casa en venta, Villa de Álvarez

Casa en venta, Villa de Álvarez

Residencia en venta, Villa de Álvare

Residencia en venta, Villa de Álvare

Chevrolet Prisma 2016

Chevrolet Prisma 2016

Sentra 2005, Manzanillo

Sentra 2005, Manzanillo

Toyota Cambri 2016

Toyota Cambri 2016

Cambio por Tsuru, Colima

Cambio por Tsuru, Colima

1/8
1/400
WhatsApp Image 2022-11-29 at 1.49.13 PM.jpeg
organon_Mesa de trabajo 1.jpg