Vislumbres


TEMA OBLIGADO. –


Ni modo de no hablar hoy acerca del debate entre presidenciables.


Los medidores de raiting afirman que lo vimos aproximadamente 11.5 millones de ciudadanos. Dato que de ser cierto resulta para mí preocupante porque nos indican que ven mucho más las simples telenovelas.


Supongo que capté muchos de sus detalles y que se me escaparon algunas de sus más importantes implicaciones, pero afirmo que si hubo algo que nos quedó muy claro a la mayoría de los espectadores fue que, lo habían previsto algunos analistas, a AMLO “le echaron montón” los otros cuatro. Dando como resultado que lograron, a veces, sacarlo tanto de sus casillas que hasta dio la impresión, como dijeron más tarde los prianistas, de haber perdido el debate, pero ¿realmente fue así?


Cuando se habló de seguridad, al Peje le tocó iniciar y dijo que una buena parte de la inseguridad que actualmente padecemos deriva del hecho de que durante los últimos veintitantos años del gobierno federal, que han encabezado dos presidentes panistas y dos priístas, se ha aplicado, sin resultados muy positivos a la vista, el esquema económico neoliberal que no sólo no ha propiciado buenas y suficientes oportunidades de estudio y trabajo para gran parte de la población, sino que ha servido para incrementar la acumulación de la riqueza en unas cuantas manos y ha empobrecido a las mayorías, por lo que se pronunció por combatir las causas que invitan a delinquir mediante la educación, el trabajo y un programa de gobierno que incida en la eliminación de la pobreza extrema y promueva un desarrollo social con justicia, mientras que todos los demás se atrevieron a decir que hay que incrementar el aparato policiaco y militar, aunque Anaya reconoció que AMLO está bien en el diagnóstico, pero no en las soluciones que propone, porque “son ideas viejas” que, según él, ya se han podido probar en otros países donde han fracasado, incluida la idea de la famosa, pero mal entendida amnistía que el tabasqueño propuso.


Dentro de este contexto Anaya afirmó que la estrategia gubernamental hasta este momento aplicada es equívoca, porque si bien se orientó (por ejemplo) a “descabezar los cárteles”, no pensó en “desmantelarlos, y eso es lo que quiero [hacer] yo”.


Meade, por su cuenta, parece haber platicado mucho de esto con José Ignacio Peralta Sánchez, porque en uno de sus primeros desplantes, dijo: “De su seguridad me encargo yo”. Agregando que para ello buscaría el modo de dar más facultades legales a las fuerzas armadas. Pero nunca habló de combatir las posibles causas de la inseguridad. Aseverado también (y esto debió pesarle a EPN) que “nos hemos venido quedando cortos [frente a este problema] “pero sobre todo no investigamos. Hay que cuadruplicar nuestra capacidad de investigación”. Pero tampoco dijo cómo ni con qué ni con quién. Tal vez porque como AMLO lo sugirió en el caso Odebrecht (que también debe correlacionarse), no ha habido “voluntad política del Presidente de la República” para que éste y otros casos se investiguen a fondo.


Margarita en su oportunidad fue la primera que pretendió darle un gancho al hígado al ex gobernador del ex Distrito Federal cuando dijo: “Yo defenderé a los mexicanos… hasta delas propuestas de Andrés Manuel López Obrador”. Y lo único que logró fueron muecas del público para su comentario.


En cuanto a El Bronco, éste inició diciendo que coincidía con El Peje, “en cuanto a [que] la pobreza” es una de las causas de la delincuencia, pero que difería con tabasqueño respecto a que ésta se pueda quitar mediante el asistencialismo (que aquél jamás nombró en ningún momento).


Margarita, en una réplica aseguró que: “El Estado tiene que intervenir contra la violencia”. Y AMLO reviró afirmando: “No se puede enfrentar la violencia con la violencia, hay que [educar a los niños y jóvenes], hay generar trabajo, buenos salarios”. Y nadie le refutó todo esto.


Y por aquello de no haber entendido el concepto de la amnistía desde la perspectiva que se planteó, Meade, hablando totalmente en falso, acusó a Andrés Manuel de estar “haciendo equipo con los malos”, con los narcotraficantes, y hasta con Elba Esther Gordillo, pero se olvidó (¿?) que él mismo estaba haciendo equipo con EPN, con todos los empresarios que a veces también son muy corruptos, y con los líderes del SNTE que para salvar su pellejo y sus privilegios laborales, no dudaron en traicionar cobardemente a Elba Esther, a la que hasta un día antes de su prisión besaban y hasta lamían su mano.


En fin, ¿perdió AMLO realmente el debate? – Yo diría que no, aunque tampoco diría que lo ganó, sino que, dadas las circunstancias de haber sido cuatro contra uno, logró salir más o menos librado, en tanto que ninguno de los demás logró desbancarlo de su posición de puntero. ¿O sí?


LOS PUNTOS NEGROS DE AMLO. –


Pero tampoco vayan a creer los lectores que su servidor es un crítico ciego a las pifias y los desatinos de El Peje, no, porque reconozco, para empezar, que aun cuando el hombre sea un individuo bien intencionado, a veces parece nango para contestar porque se tarda bastante para poder explicar casi cualquier cosa. Y porque reconozco también, que aun siendo él el político más experimentado de cuantos participaron en el debate, le hace falta frescura para poder discurrir, como sí le sobra a Anaya, aun cuando éste a veces miente con enorme facilidad, maquillando cartelitos que exhibe en medio segundo para dar la impresión de que en sus discursos trae la infalibilidad del Papa.


Me parece, en este sentido, que AMLO desaprovechó garrafalmente la oportunidad de decirle a los demás, y recordarle al público, que él es el único de los cinco candidatos que tiene una gran y verdadera experiencia como gobernante, porque gobernar la ciudad de México no es cualquier cosa, y porque él sólo se animó a decírselos muy por encima, sin ponderar o sin valorar que ése es uno de sus mejores activos como candidato.


Y entre los puntos más negros que no supo (o ni siquiera intentó) explicar está el de la acusación que le hicieron Meade y Anaya en el sentido de que los tres hijos que tuvo con su primera esposa “cobran en la nómina de Morena”. Dato que de ser cierto también le critico yo, porque eso simple y sencillamente no se vale, y porque si él quiere gobernar con el ejemplo, ese primer ejemplo debe dárselo a sus hijos. A quienes por ningún modo debe ya de mantener en esa nómina, sino obligarlos a que ganen la vida trabajando, como cualquier hijo de vecino.


Pero, por otra parte, hablando ya de la acusación del ex secretario de Hacienda en el sentido de que AMLO no declaró tener a su nombre tres departamentitos de Copilco-Universidad, sólo hay que decir que fue una gran pifia del ciudadano Meade (ex responsable del ramo), no sólo porque luego resultó que no eran tres sino dos, y que éstos son, en realidad, dos departamentitos que hace al menos dos años fueron legados a los hijos de Andrés Manuel, como éste se lo demostró a un reportero de The New York Times, que había abordado ese mismo tema.


Y no hay que olvidar, por otra parte, que dichos departamentitos, aún si hubiesen sido mal habidos, pero que no lo fueron, en nada se comparan con La Casa Blanca de La Gaviota y EPN o con la mansión de Videgaray, antepasado de Meade en el cargo. Y de los que, por supuesto, él no dijo ni pío.


NUESTRO VIAJERO FRECUENTE. –


Ese Nachito es incorregible. Más tardó, según eso para que presuntamente invitara EPN a los gobernadores que pudieran y quisieran ir a la feria anual de Hannover, Alemania, para que aquél mandara en chinga a comprar sus boletos de viaje redondo, adelantándose, por cierto, dos días a la inauguración. Todo por su afán -así lo justificó él- de ir a vender Colima como un excelente lugar para invertir, o para cuando menos para venirse a pasar unos días de vacaciones.


Se supo, en ese sentido que México fue, en efecto, “el país invitado” a esta especie de feria internacional, ¿pero qué diablos tenía que hacer Nachito en aquella lejana ciudad si ya iba gente suya a cuidar el stand correspondiente a Colima?


A ver si luego no sale a decir que en lugar de irse a pasar unos cuantos minutos al stand colimense se pasó cuidándolo, y vendiendo al estado en inglés todo tiempo que permaneció allá. Todo esto aun sin mencionar la puntada que se aventó cuando, andando disfrutando el tour a nuestras costillas, comentó que pretende “impulsar la agenda bilateral Colima-Alemania en temas científico-tecnológicos”, como si nuestra pequeña entidad fuera una nación por sí misma, o toda una potencia en esos dos temas, como Alemania lo es. ¡Qué barbaridad!


TERCER FESTIVAL INTERNACIONAL. –


Para quienes no hemos tenido aún la grandiosa oportunidad de cruzar el océano en jet, e irnos de tour como Nacho, por los países de Africa, Asia, Europa y Oceanía, el único y muy bonito consuelo que nos queda es que a partir de este próximo 27 de abril vamos, si Dios quiere, a poder disfrutar de los programas culturales y de las delicias gastronómicas y etílicas que ofertará el Tercer Festival Internacional del Volcán, Colima 2018. Un festival que, pésele a quien le pese de los críticos gratuitos que tiene el alcalde con licencia Héctor Insúa, es una de las mejores acciones que se han emprendido durante su administración. No obstante que éstos digan que para lo único que ha servido el festival es para convertir al centro de Colima en una gran cantina. Expresiones que sin duda se repetirán porque sus pronunciadores advierten que, gracias al buen éxito del festival, los bonos electorales del alcalde capitalino con licencia aumentarán, y lo pondrán, otra vez, en la antesala de la relección a que aspira.


Muy buen papel, por otra parte, está realizando, con las limitaciones obligadas por los difíciles interinatos, el doctor Luis Bernardo Raigosa, sustituto circunstancial de Insúa. Un médico altamente capacitado en pediatría que, no obstante saber el dineral que está perdiendo por sólo dejar de atender la consulta de sus numerosos pacientes, decidió aceptar el reto (y hasta los malos ratos) que implica ser alcalde por tan corto período.


Raigosa es un hombre inteligente, sencillo, cordial y de buen trato que, si sigue comportándose como se ha comportado, dejará muy buenos recuerdos de su corta participación como alcalde del municipio capitalino.


Ojalá que tenga tiempo y modo para continuar con las obras que ya se habían iniciado, o para poner la primera piedra respecto a la solución, por ejemplo, de los problemas que tiene el basurero municipal de Villa de Álvarez recientemente incendiado y al que concurren a depositar sus residuos sólidos los municipios de Colima, Villa de Álvarez, Comala, Cuauhtémoc y Minatitlán.


¿HABRÁ MÁS DEBATES?


Aun cuando ya sabemos que para las figuras presidenciables hay otros dos debates ya programados, mi pregunta va en la línea de si aquí, en Colima, habrá otros debates entre los contendientes, por ejemplo también, a las senadurías, a las diputaciones federales, a las alcaldías y a las diputaciones locales.


Pienso que si no han sido pensados y programados aún, deberían ser planteados para que cada uno de los ciudadanos en sus respectivos ámbitos puedan darse cuenta, como solían decir los rancheros, “de qué cuero(s) salen más correas”. Para tratar, en cada uno de los casos, de escoger las mejores opciones.

Aviso Oportuno

Cuartos en Renta, Villa de Álvarez

Cuartos en Renta, Villa de Álvarez

Casa en venta, Villa de Álvarez

Casa en venta, Villa de Álvarez

Residencia en venta, Villa de Álvare

Residencia en venta, Villa de Álvare

Chevrolet Prisma 2016

Chevrolet Prisma 2016

Sentra 2005, Manzanillo

Sentra 2005, Manzanillo

Toyota Cambri 2016

Toyota Cambri 2016

Cambio por Tsuru, Colima

Cambio por Tsuru, Colima

1/8
1/310
organon_Mesa de trabajo 1.jpg