Al Robot: Genios del Análisis

Por Edgar Tercero

Genios del Análisis


Estamos en el siglo XXI, ya han pasado más de 20 años, se viene la cuarta revolución industrial, el mundo ha crecido 4 veces más en el último año que estas dos décadas. Todo esto derivado del motor de esta revolución: los datos. Sin embargo, aún existe resistencia por algunos en utilizarlos, siguen utilizando la intuición, no cuentan con base de datos con información relevante de sus clientes, tienen sitios web, páginas en redes sociales, pero no les dan mantenimiento, siguen enfrascados en la operación sin detenerse a medir hacia donde se dirigen.


Lo que no se escribe, normalmente se olvida, si la empresa tiene un extraordinario vendedor, pero jamás se guarda una cartera de los clientes que atiende, todo ese conocimiento se irá cuando este vendedor decida tomar otro camino. Esos datos, se convierten fácilmente en información que representan ingresos presentes o futuros. De tal forma que sepamos realmente cuales son las dolencias de los clientes para poder seguir ofreciéndoles servicios o productos.


Esto parece tan obvio cuando lo leemos o platicamos, sin embargo, la mayoría de las pequeñas empresas lo ven como un gasto o pérdida de tiempo, porque no tienen el conocimiento o el personal capacitado para llevar esta labor, lo que no saben que recabar datos es tan sencillo como llevar una bitácora de lo que realizamos.


Se piensa que se requiere ser unos genios de la informática, personas con un alto grado con maestría y doctorado para dominar el análisis que se realiza. Si bien se requiere cierto grado de conocimiento sobre herramientas digitales y matemáticas, existe un solo ingrediente que es indispensable para lograr un buen análisis: “Dominio del tema”.


A lo largo de mi carrera en el mundo de la tecnología y principalmente mi involucramiento temprano en el mundo de los datos, aprendí que no bastaba con saber utilizar una herramienta, saber calcular indicadores, así como aplicar conocimiento estadístico, sino se conoce del tema que vamos a analizar, probablemente creemos cosas que no tengan sentido o inclusive material que se ocupe un par de meses, para después ser desechados o cambiados por otra plataforma. Aunque el científico de datos o analista sea muy bueno, gracias a sus conocimientos, siempre requerirá del apoyo de otros para lograr un análisis que cumpla con los requerimientos de la empresa, se puede conocer muchas áreas, pero los expertos en el dominio de los datos, son los dueños de la información, quienes podrán indicar si dicho análisis es correcto o hay algo que no va bien. Puedo hacer un gráfico de ventas de pasteles donde vea que las ventas son altas, sin embargo, el pastelero me podrá argumentar que apenas si le gana con esos pasteles.


Es importante denotar que no basta con tableros bonitos, también me he topado con gente que cree tener experiencia en inteligencia de negocios, lo presumen, tan solo porque crean unos tableros impresionantes, pero sin un fondo sólido. Cuando les preguntas que quisieron decir con un gráfico o una métrica, se te quedan viendo como diciendo: “Eso qué, allí esta lo que me pidieron y quedo bien fregón”.


Hacer inteligencia de negocios o ser un analista de datos no significa crear reportes bonitos o que “bailen los gráficos”. Realmente es encontrar datos valiosos que se traduzcan en información para la toma de decisiones oportunas. Encontrar patrones de comportamiento, indicadores que nos permitan conocer el panorama actual y qué debemos mejorar, o tal vez ver que estamos haciendo bien para continuar en ese camino.


La realidad que en materia de datos todos somos expertos cuando se trata de nuestro negocio. Con ayuda del experto en el uso de herramientas o cálculo de algoritmos se logrará tener mejores resultados, además de que serán duraderos, tal vez se tenga que ir cambiando el tipo de análisis, o incorporar nuevas variables, dado que estamos viviendo tiempos en que los movimientos en el mercado están en continuo movimiento, pero con las bases bien cimentadas es posible agregar datos que refuercen el análisis siguiente.



También hay que tomar en cuenta que se requiere de tiempo y muchos datos para hacerlo, pero con cambios iterativos e incrementales, en un par de semanas se pueden obtener resultados significativos, el objetivo aquí es no detenerse hasta encontrar ese punto exacto donde se están obteniendo los resultados acordes a las metas establecidas. Una vez encontrado ese punto, podemos movernos en otras direcciones, atacando otros mercados o reforzando los productos y/o servicios que se ofrezcan.


Algunas personas dicen que el trabajo como científico de datos o analista de datos es muy aburrido, o cualquier trabajo que involucre datos. Sin embargo, las principales empresas en el mundo como Microsoft, Google, Amazon o Tesla tienen como ingrediente principal a los datos, y tal vez esto se derive al tiempo que se le debe dedicar a la exploración inicial, donde se buscan encontrar las fuentes de datos, sentarse con los dueños de información para hacer descubrimientos, después procesar los datos, almacenarlos, limpiarlos, relacionarnos, entre otras cosas, para lo cual en décadas pasadas era indispensable cierto nivel de uso de lenguajes de programación, matemáticas avanzadas, pero todo eso ha cambiado.


Actualmente contamos con inteligencias artificiales que nos ayudan a programar inteligencia artificial. Herramientas que nos permiten correr algoritmos sin la necesidad de hacer un cálculo, dado que todo lo tiene estructurado la herramienta para subir los datos y dar un click para obtener alguna asociación o patrones sugeridos. Es aquí donde la exploración y explotación de datos comienza, aunque no significa que sea para todos, pero al menos se vuelve relevante entender el lenguaje de los datos porque sin ellos seremos presa fácil de los que se divierten encontrando comportamientos para vendernos algo en el futuro.


Por lo tanto, como hemos visto no se requiere de ser unos genios analistas, se requiere de entusiasmo, ser constantes y estar abierto a lo que se descubra. Puede parecer lento al inicio, pero conforme avance el tiempo querremos saber más cosas.


“La constancia es una forma de trabajar inteligentemente”


Aviso Oportuno

Cuartos en Renta, Villa de Álvarez

Cuartos en Renta, Villa de Álvarez

Casa en venta, Villa de Álvarez

Casa en venta, Villa de Álvarez

Residencia en venta, Villa de Álvare

Residencia en venta, Villa de Álvare

Chevrolet Prisma 2016

Chevrolet Prisma 2016

Sentra 2005, Manzanillo

Sentra 2005, Manzanillo

Toyota Cambri 2016

Toyota Cambri 2016

Cambio por Tsuru, Colima

Cambio por Tsuru, Colima

1/8
L-lealtad.jpg
organon_Mesa de trabajo 1.jpg